Weingut Van Volxem

06slidervanvolxem

La historia de Van Volxem es una historia de ida y vuelta. Es la bodega más antigua de la zona del Saar, una zona que siempre ha formado parte –en las etiquetas- de la denominación Mosel-Saar-Ruwer. Como en tantos otros casos, su origen es monástico (¿por qué será que los monasterios siempre se las han arreglado para hacerse con los mejores viñedos?), y estuvo regida durante varias generaciones por la familia Van Volxem, que le dio su nombre y su fama. Tras varios cambios de propiedad, Roman Niewodniczanski, heredero de una dinastía cervecera alemana, adquiere la bodega en 1999 y le devuelve su antiguo nombre, que había sido cambiado por los anteriores propietarios.

1999 marca así el renacimiento de una bodega histórica. Las inversiones se suceden, primero en el viñedo, con la compra de parcelas prestigiosas (como el mítico Kanzemer Altenberg), las instalaciones de vinificación más avanzadas tecnológicamente así como la gestión comercial,adaptando las presentaciones al Siglo XXI. No se sigue ningún atajo para lograr la máxima calidad. Rendimientos en torno a los 35 hectolitros por hectárea, ausencia de levaduras industriales, fermentación por parcelas en los fudres típicos del Saar y, en definitiva, una apuesta por la calidad frente a la facilidad.

La bodega dispone de 28 hectáreas de viñas en viñedos prestigiosos del Saar, comenzando por el celebérrimo Sharzhofberger, así como otros grandes viñedos en el entorno de Wiltingen como Braunfels, Gottesfuß, Klosterberg, Kupp y una pequeña parcela en el también muy prestigioso Altenberg en el pueblo de Kanzem. Las uvas de todas estas parcelas se vinifican en seco, evitando las clasificaciones del Pradikat (Kabinett, Spatlese, Auslese) salvo para los vinos decididamente dulces y se han unido recientemente al prestigioso grupo de los Grosses Gewachs (Grands Crus vinificados en seco). De este modo, los vinos de Van Volxem se perciben como vinos secos en la boca, a pesar de que mantienen un cierto azúcar residual, imprescindible para que la tremenda acidez y estructura del vino se perciba en equilibrio. Pensemos que un Riesling totalmente seco sería imposible de beber por la tremenda acidez del vino, igual que los más grandes Champagnes tienen un cierto azúcar residual para poder mantener el equilibrio.

El estilo de los vinos es de una limpieza diríase que cristalina, permitiendo a los diferentes terroirs de pizarra azul y roja, brillar con su propia identidad, sin tratar de enmascarar esos terroirs con la vinificación.
VINOS IMPORTADOS POR COALLA/IMPORT
Van Volxem Saar Riesling
Procedente de viñas de más de 30 años controladas directamente por la bodega, dentro de un proyecto de revitalización del Saar, este Saar Riesling es una excelente introducción al estilo de la bodega. Un vino limpio, con gran expresión varietal y mineral. Perfecto para iniciarse.

Van Volxem Riesling Alte Reben
Una selección de viñedos de entre 50 y 120 años propiedad de la bodega (Alte Reben significa “viñas viejas”), lo que se nota en la intensidad y la estructura del vino, más serio y con capacidad de envejecimiento pero que, al mismo tiempo, se puede disfrutar joven.

Van Volxem Riesling Goldberg
De un viñedo de 12 hectáreas situado en Wavern, sin demasiada historia, pero muy interesante por su fuerte componente ferrosa que se traducen en notas masculinas de regaliz, té negro y ahumados en la nariz del vino. La bodega dispone de 3,5 hectáreas en el viñedo, con edades entre los 40 y los 80 años.

 

Comments are closed