Domaine de Courteillac – Bordeaux Superieur

El Domaine de Courteillac está situado en la parte más alta de la meseta de Entre Deux Mers, al sudeste de Saint-Emilion tras cruzar el Dordoña. Su propietario, Dominique Meneret proviene de una familia fuertemente ligada a la actividad vinícola y, no en vano, han sido propietarios en Saint Emilion. Su primera actividad profesional fue como negociant de la place de Bordeaux, especializado en Crus Classés, pero en 1998 adquirió el Domaine de Courteillac a Stephane Asseo cuando éste decidió hacer las Américas y fundar la bodega L’Aventure en California.

 

Esta pequeña propiedad de la denostada AOC Bordeaux Superieur es un magnífico ejemplo de la búsqueda de parcelas idóneas para las variedades bordelesas (70% Merlot, 20% Cabernet Sauvignon y 10% Cabernet Franc) en una zona vilipendiada por tantos elaboradores, y un paradigma de la elaboración meticulosa. No en vano, el suelo del que se obtienen las uvas del Domaine de Courteillac es una perfecta conjunción de arcillas, calizas y gravas sobre un subsuelo fundamentalmente calizo, estructuralmente similar al de los mejores terroirs de Saint-Emilion.

Con la ayuda en los primeros años (1998-2006) de Michel Rolland y, desde 2007 con la asesoría de Stephane Derononcourt, la vinificación prima la elegancia y la finesse frente a la potencia. Buscan fruta en su punto de madurez y la respetan al máximo en una bodega totalmente rediseñada en el año 2000, con una sala de 450 barricas, un tercio de las cuales son renovadas cada año, un esfuerzo poco habitual en la AOC Bordeaux Superieur.

VINOS IMPORTADOS POR COALLA/IMPORT

Domaine de Courteillac
AOC Bordeaux Superieur
El predominio de la merlot es palpable en su nariz floral y en la carnosidad en la boca, con un tanino suave producto de una perfecta maduración y un trabajo en bodega en busca del equilibrio. Es, por tanto, un vino con carácter, expresión frutal, equilibrado y con taninos dulces que se puede beber con placer en su quinto año tras la vendimia y que no obliga a sacrificar el bolsillo para beber un buen vino con carácter bordelés.

 

Comments are closed