August Kesseler

La historia de August Kesseler es la de alguien que iba para piloto de carreras y terminó haciendo carrera en el negocio de la Pinot Noir. A la edad de 19 años, resulta huérfano y hereda un pequeño negocio de tonelería que incluye una pequeña extensión de terreno plantada con la más noble de las variedades tintas.

No nos engañemos, si pensamos en Pinot Noir y en Alemania, lo más fácil es arrugar el gesto o levantar una ceja (si no las dos). Pero la realidad se impone y Alemania es el tercer país con mayor superficie plantada con esta variedad. Claro que Alemania está muy al norte, pero el incremento de la temperatura que estamos viviendo hace que ya no esté tan al norte, al menos climatológicamente hablando. Así que… sí, la Pinot Noir puede convertirse en grandes vinos en el Rheingau.

Eso, que hoy es una realidad, no lo era tanto cuando el joven August comienza su aventura vinícola y su empeño en hacer grandes vinos (y no especialmente baratos) era visto por sus compatriotas como una locura. Hoy la realidad se ha impuesto y su pequeña bodega ha crecido hasta las 18 hectáreas de suelos pizarrosos.

En Assmanshäuser Höllenberg, los suelos compuestos de filitas -ese híbrido entre la pizarra y el esquisto- son ideales por su porosidad para el cultivo de la Pinot Noir y con ellos se logran vinos de buen extracto frutal. De la zona de Rüdesheim, con su gran pendiente y las altas temperaturas, la bodega produce también Riesling con un gran equilibrio entre fruta y acidez.

La bodega se encuentra en una excavación de Assmanhäuser Höllenberg que data del siglo XVIII, con muy bajas temperaturas, ideales para la fermentación pausada de los Riesling (en acero) y de los Pinot Noir (en cubas abiertas), así como para una crianza en barrica que en el caso de los tintos dura unos 12-15 meses dependiendo del año y la cuvée.

 

Los Vinos

August Kesseler Spätburgunder Pinot N
El Pinot N es un spatburgunder frutal, con especias, buena acidez y tanino suave y delicado. Construido sobre la sensualidad frutal y con un paso de boca sedoso y largo. Ideal como iniciación a los vinos tintos de la bodega.

August Kesseler Spätburgunder Pinot Noir
Procedente de fincas en Lorch, Assmanshausen y Rüdesheim, es un salto adelante en intensidad frente al Pinot N que podemos considerar un vino de entrada de gama. Este Pinot Noir se muestra más maduro, concentrado e intenso, con cerezas y mineralidad que da precisión, con gran finura y elegancia

August Kesseler Spätburgunder Cuvée Max
Procedente de laderas escarpadas en Assmannshausen, donde los suelos son fundamentalmente pizarrosos y de cuarcitas y que fue plantada con Spatburgunder hace más de 80 años. Este vino lleva el nombre de la Cuvée Max en honor del enólogo Max Himsted, una leyenda viva de la bodega August Kesseler. Si hay un rasgo que nos enamora de esta Cuvée Max es la cremosidad y el volumen que alcanza en boca, donde las cerezas y las hierbas aromáticas dan un perfil sensual que nos obliga a seguir bebiendo.

August Kesseler Riesling Lorch
Este Lorch equivale a lo que en terminología borgoñona sería un vino de village. Procede de viñas que, efectivamente, se encuentan en la villa de Lorch con suelos de pizarras y cuarcitas. Se trata de un vino que no renuncia a la ligereza pero que en boca nos muestra la raza, sin impedirnos seguir bebiendo y bebiendo.

August Kesseler Riesling Berg Roseneck GG
El Grosses Gewachs Berg Roseneck tiene un suelo de cuarcitas y pizarras intercaladas con margas arenosas y limolitas que dan lugar a vinos que muestran una nariz precisa de frutas tropicales con toques minerales que nos recuerdan al pedernal. En boca notamos la concentración, con melocotones maduros y cítricos, y su estructura nos lleva a pensar que envejecerá como corresponde a todo un Grand Cru.

August Kesseler Riesling Schlossberg GG
El Grosses Gewachs Schlossberg está plantado sobre un suelo de cuarcitas en el que hay zonas con pizarras, margas arenosas y limolitas, con una nariz frutal y mineral en boca resulta intenso y afilado.

Comments are closed